La automatización en la banca minorista podría reducir en un 42% el tiempo de todos los procesos bancarios antes de 2024

Funds Society – 9 de agosto de 2022

Según el último estudio de la consultora estratégica Bain & Company, la automatización aumentará los beneficios de los bancos de forma considerable. Además, está generando de media una reducción del 26% del tiempo de trabajo en todos los procesos bancarios: créditos hipotecarios, tarjetas de crédito, financiación al consumo y actividades bancarias diarias.

No obstante, Bain & Company prevé que esta cifra aumentará en los próximos dos años, donde se alcanzaría una reducción promedio del 42%. Ésta sería más alta en los procesos relacionados con las tarjetas de crédito, que experimentarían un ahorro de tiempo de trabajo del 47%.

La automatización mejora el rendimiento de varias maneras según la encuesta realizada por Bain & Company. En el gráfico puede verse el porcentaje de encuestados que citan los siguientes beneficios de la automatización en el sector bancario: mejora de la calidad y precisión del servicio (45%); mayor rapidez en la toma de decisiones (42%); aumento de la estandarización de los procesos (41%); ahorro de costes indirectos (38%); mejores controles financieros y menor riesgo (37%); liberar al personal para que realice un trabajo de mayor valor (36%); aumento de la satisfacción de los empleados (33%) y mayor visibilidad de los procesos de principio a fin (29%).

Asimismo, la brecha entre las compañías pioneras en la automatización (automatización representa más del 20% de su presupuesto de tecnología) y las rezagadas (automatización representa menos del 5% de su presupuesto de tecnología) aumentará con el tiempo. Por ejemplo, las compañías pioneras y con mayor inversión en automatización podrán procesar digitalmente 3,2 hipotecas, mientras las empresas más rezagadas harán una hipoteca. Del mismo modo, para las compañías pioneras las horas necesarias para gestionar la apertura de una cuenta corriente no pasarían de 39 versus las 100 horas que serían necesarias para las compañías más rezagadas en automatización.

Según Bain & Company, una de cada tres compañías no logra alcanzar sus objetivos de ahorro de costes con la automatización, debido en gran parte a que adoptan un enfoque parcial o muy gradual, en lugar de un enfoque programático. Según la consultora, para tener éxito con la automatización del sector bancario se requiere una minuciosa coordinación de varios elementos:

Definir una robusta cartera de actividades a automatizar, centrada en la automatización de una proporción importante de un conjunto definido de tareas.
Un enfoque programático para rediseñar los puestos de trabajo una vez que se produce la automatización, con el fin de liberar capacidad.
Una política de gobierno corporativo clara con objetivos y plazos específicos, con responsables encargados de la correcta implantación de la tecnología y la gestión del cambio.
Incentivos vinculados a los objetivos de automatización, recompensando las habilidades y la innovación que repercuten en el resultado final.
Alberto Hijosa, socio asociado de Bain & Company de la práctica de Tecnología en Madrid, opina que “para que la promesa de la automatización se cumpla en términos de eficiencia, es muy importante tener una estrategia clara para el apagado y la consolidación de aplicaciones, así como la reasignación del personal a otras tareas de mayor valor añadido. La demora en la ejecución de dicha estrategia puede llevar al efecto contrario al deseado, por vía de la duplicidad de sistemas y el aumento de la complejidad”.