Al Gore y el fondo CPPIB retan a las eléctricas en España con Octopus

Expansión – Miguel Ángel Patiño – 4 de mayo de 2022

Con la multimillonaria aportación de recursos del exvicepresidente de EEUU y del fondo canadiense, el grupo energético británico lanza un ambicioso plan para España.

Octopus, una de las cuatro mayores comercializadoras británicas de gas y electricidad, totalmente independiente de las grandes energéticas, va a lanzar un ambicioso plan de crecimiento en España, que previsiblemente podría ser anunciado esta semana.

Octopus está participada por Generation Investment Management, el fondo de inversión sostenible del ex vicepresidente estadounidense Al Gore, y por el gigante financiero CPPIB (Canadian Pensions Plan Investment Board).

Precisamente la inyección de capital que proporcionaron Generation Investment, primero, y CPPIB después, es lo que permitirá a la compañía acometer su expansión en España. Junto con Francia y Alemania, España es «la prioridad» internacional de la compañía, explica su primer ejecutivo, Greg Jackson, en declaraciones exclusivas a EXPANSIÓN.

Octopus compró hace un año en España la comercializadora Umeme, con sede en Valencia. Tras un discreto proceso de integración, lanza ahora la marca Octopus Energy España, sobre la que va a acometer su plan de crecimiento. El objetivo es alcanzar un millón de clientes en el mercado español de aquí a 2027, explica Jackson.

Es un objetivo muy elevado teniendo en cuenta que el mercado español de electricidad supone 29 millones de clientes y el de gas, al que también acudirá Octopus, suma 8 millones.

Los comercializadores independientes en España, después de décadas de liberalización, apenas han arrebatado algo más de dos millones de clientes a las grandes eléctricas, Endesa, Iberdrola, Naturgy y las dos grandes petroleras Repsol y Totalenergies.

La cuarta británica

Octopus es un caso de éxito en el mercado británico gracias a la tecnología y la digitalización de los procesos. Es la cuarta compañía de energía más grande de Reino Unido, donde ha conseguido 3,2 millones de clientes desde su fundación, en 2016, hace poco más de cinco años.

Su éxito se apoya en Kraken, una plataforma tecnológica basada en la nube. Esta plataforma permite ajustar tarifas de forma flexible al cliente, con servicios basados también en energía limpia.

Esa plataforma, que se comercializa en sí misma a terceros, está patentada y es lo que ha cautivado a inversores como Al Gore y CPPIB.

En otoño del pasado año, Generation Investment Management llegó a un acuerdo para hacerse con una participación de hasta el 13% de la compañía. El acuerdo suponía la inyección de 600 millones de dólares (510 millones de euros).

En la misma ronda de financiación, selló otro acuerdo posterior de 300 millones de dólares con CPPIB.

«Parte de esos recursos, en concreto unos 60 millones de euros, servirán para el lanzamiento en España», dice Jackson, fundador del grupo. La llegada de Al Gore y CPPIB valoraba la compañía en 5.000 millones de dólares. Generation Investment fue fundado por Al Gore en 2004. No tiene inversiones en España. CPPIB lleva años buscando oportunidades en energía. Tiene acuerdos para la red de gas de Naturgy (Nedgia) y con la familia Benjumea en fotovoltaicas (Benbros). Pero nada en comercialización.

Rival de Iberdrola

Desde su lanzamiento, el objetivo de Octopus fue «romper el «dominio» de «los seis grandes» proveedores británicos, entre ellos Scottish Power, filial de Iberdrola. Octopus es uno de los grupos que mejor está sorteando la crisis de precios, que Jackson ve «como oportunidad». «Nuestros objetivos para España pueden ser ambiciosos. Pero nuestra cartera de clientes en Alemania se ha multiplicado por diez en 2021. No veo razón por la que no podamos hacer lo mismo aquí».

TENTÁCULOS DE ‘KRAKEN’ PARA EXPRIMIR TARIFAS Y RENOVABLES

Octopus es uno de los mayores inversores en energías renovables de Europa. Gestiona una cartera de 4.000 millones de euros de activos de energía verde en todo el continente.

En España tiene intención de completar pronto cuatro parques solares que proporcionarán 175 megavatios a partir de 2024, suficiente para abastecer a más de 100.000 hogares durante un año. Greg Jackson, primer ejecutivo y fundador de Octopus Energy recuerda que «España ya es líder en generación de energía verde, concretamente solar fotovoltaica».

El país instaló más de 1.200 megavatios de energía solar en 2021, duplicando la capacidad instalada en comparación con el año anterior. Octopus Energy aprovechará al máximo esa capacidad para comercializar servicios, e impulsará su propia energía Precisamente será en España donde iniciará su negocio de instalaciones solares en cubiertas.

Octopus planea combinar su negocio de suministro con el de generación de energía verde, facilitando tarifas flexibles para el mercado español, con iniciativas como su innovador Fan Club. Este sistema permite a los usuarios asociar su consumo a determinadas instalaciones de renovables y ajustar tarifas en función de su producción.

Esa flexibilidad es posible gracias a su plataforma tecnológica Kraken, que comercialmente ha sido como un rodillo para los grandes grupos energéticos ya establecidos, y con mucho menos cintura para adaptarse a los cambios del mercado. Kraken es una plataforma patentada de tecnología energética basada en la nube. Es lo que progresivamente fue cautivando a inversores, hasta llegar a Al Gore y CPPIB. Kraken es el nombre de una colosal criatura marina de la mitología escandinava, a la que habitualmente se representa como un pulpo o calamar gigante (octopus en inglés) emergiendo de las profundidades del mar y devorando marineros.

Además de un crecimiento orgánico exponencial, Octopus quiere crecer con la cartera de clientes de grupos rivales. Una de las últimas operaciones que barajó en el mercado es quedarse con los clientes de Bulb, otro de los nuevos jugadores eléctricos.